Un paseo por Emperador, el pueblo más pequeño de España

Emperador es una población valenciana, con solo 10 calles y un censo de 747 habitantes

Viajamos al pueblo más pequeño de España. Emperador es una población valenciana, con solo 10 calles y un censo de 747 habitantes. Tiene solo 3 hectáreas, la mitad de lo que mide el nuevo Bernabéu, completamente urbanizadas, limitadas por los pueblos colindantes y una huerta de naranjos. Tampoco tienen policía, colegios, consultorio médico, ni cementerio. Seguro que conoces pueblos muy pequeños, pero ninguno como Emperador. En la localidad con menos extensión de España no tienen donde aparcar el coche.

Lo único que mantiene intacto Emperador es la iglesia originaria de cuando se fundó el pueblo, allá por 1760. Es la ermita de Nuestra Señora del Rosario, donde se oficia misa para los vecinos todos los domingos a las 10 de la mañana.

Emperador es el pueblo con mayor densidad de población España y el segundo de Europa. Tiene una tasa de natalidad por encima de la media de nuestro país y no para de recibir nuevos vecinos. Un sitio tranquilo y con sabor a pueblo para vivir.

En realidad, Emperador… comenzó siendo una venta de peregrinos en el siglo XVIII. De hecho, el gentilicio de sus vecinos es “venteros”. Después pasó a formar parte de Museros y el Tribunal Supremo les concedió su independencia.
asta la segunda mitad del siglo XVIII tan solo era una venta en el camino de Sagunto. Un comerciante valenciano llamado Agustín Emperador instaló en 1760 varias fábricas y talleres.​ En 1771 obtuvo una licencia para edificar viviendas y una ermita, tras lo que se construyó un palacio con torre y huerto y continuó levantando viviendas hasta superar las quince.
​ Entonces, ateniéndose a la jurisdicción alfonsina, solicitó el señorío del lugar, algo a lo que se opusieron tanto el concejo de Museros como el comendador de la Orden de Santiago.
Finalmente, tras disputas y un juicio al que concurrió el Fiscal del Reino, el señorío le fue concedido en 1778. El nuevo aristócrata solo disfrutó unos meses de sus posesiones, ya que murió en noviembre de ese mismo año.​ Le sucedió su hermana Luisa Emperador, que amplió la ermita y en 1779 consiguió una real licencia para construir un horno de cocer pan. La población fue consolidándose paulatinamente y, de una matrícula hecha en 1809 resultan los siguientes edificios: “el palacio, la venta, dos fábricas de aguardiente, carnicería, horno, una casa de recreo, las casas del alcalde, del maestro, de la maestra de costura, del cubero, del alpargatero, dos casas de tejedores de lienzo y trece de labradores y jornaleros. En total veintisiete edificios, treinta y cinco vecinos y cuarenta familias”

Entre los edificios más destacados del pueblo destacan la ermita de la Virgen del Rosario, construcción sencilla con una única fachada, la de los pies, quedando el resto del edificio lindando con otras edificaciones. Dicha fachada tiene un solo cuerpo, con puerta de arco de descarga y, sobre ella, una hornacina con la titular. La fachada remata con espadaña de doble hueco y frontón triangular.10​ El interior es de una sola nave de 15 x 6 m. El techo es plafonado, existiendo en su centro un gran óvalo con escordadura de escayola, en el que aparece una pintura de la Virgen del Rosario ejecutada alrededor del 1920.

También existe un edificio señorial de estilo neoclásico y torre cuadrada.

Fiestas
Se celebran sus fiestas patronales durante cuatro días en torno al primer fin de semana de septiembre, en honor a la Virgen del Rosario y al Cristo de la Misericordia, estando el último día dedicado especialmente a San Vicente Ferrer

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: