Torres Torres

Aunque su origen parece ser árabe, existen yacimientos de la edad de bronce valenciana, así como ruinas de la época romana. En el lecho del río Palancia se conservan las ruinas de un puente romano, y en distintos puntos del término han sido hallados vestigios ibéricos. Jaime I la conquistó juntamente con Algímia de Alfara y Alfara de la Baronía y conformó la baronía de Torres Torres otorgándola a Beltrán de Bellpuig. Antiguamente tenía cuatro torres y defendía la baronía de Torres Torres, que incluía a varias poblaciones vecinas. En 1445 este señorío fue vendido a Joan de Vallterra y en el siglo XVIII recayó en la familia de Castellví. Su población contaba en 1646 con 54 casas. En el siglo XVIII habían aumentado a 168 vecinos y a mitad del siglo XIX había descendido a 120 casas. Al comenzar el siglo XX sobrepasaba en poco los 500 habitantes, cifra que mantendría hasta 1960 año en el que comenzará a descender hasta los 401 habitantes de 1994. A partir de ahí volvería a ascender la población hasta llegar a los 644 habitantes en 2017.

Patrimonio artístico

Como elementos principales del patrimonio histórico de la localidad han de reseñarse las ruinas del castillo y de los baños árabes, que fueron declarados en 1938 Monumento Nacional, y es uno de los tres que se conservan todavía en España. En los baños árabes se han acometido trabajos de restauración con objeto de hacerlos visitables al público. La primera referencia documentada en los baños es de 1555, cuando seguramente ya no se utilizarían los baños como tal. El edificio corresponde al esquema típico de baño árabe (hammam), que por otra parte heredan en esencia la estructura formal de los baños romanos, adaptándolos a sus necesidades peculiares y a su sentido social de la práctica religiosa.

Posee Torres Torres un fuerte castillo de época árabe levantado quizá sobre los restos de alguna torre existente en época anterior. De planta irregular, y con tres recintos interiores, está flanqueado en sus esquinas exteriores por cuatro gruesas torres circulares, levantándose en medio del patio del tercer recinto una potente torre del homenaje, de planta cuadrada, ya de época posterior. Estuvo habitado hasta finales del s. XVI, tiempo en el que Don Joan de Vallterra, por su comodidad, compraría una gran casa a la entrada del pueblo y la transformaría en lo que sería la casa de la señoría.

El castillo se asienta sobre una pequeña loma que domina la antigua calzada romana que desde Sagunto subía hacia Zaragoza. Esta calzada atravesaba el río Palancia por la antigua partida de les Jovades, donde aún se conservan dos ojos del antiguo puente medieval.

Tampoco debes dejar de visitar los baños árabes, declarados monumento nacional y los mejor conservados de la Comunitat Valenciana. En sus alrededores se encuentra el puente medieval de les Jovades que perdura del antiguo trazado del Camino Real de Aragón a València.

Además en tiempos íberos había importantes asentamientos con producción minera en su territorio.

También es destacable, la existencia de una cisterna presumiblemente de origen árabe.

Existe en la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de los Ángeles, una talla de la Virgen de la Leche, patrona de la localidad. A pesar del trabajo de restauración a que fue sometida durante el siglo XX parece estar bastante deteriorada, existiendo una réplica de esta imagen que es la utilizada en las procesiones de las fiestas patronales.

Además, aunque de nulo valor artístico y tal vez de poco valor histórico, parece oportuno anotar aquí la existencia de las ruinas de una ermita que, en otros tiempos, albergó la citada talla que ahora se encuentra, como se ha dicho, en la parroquia. Al parecer la ermita fue destruida durante el transcurso de las guerras carlistas. Sus restos se encuentran en un monte cercano al pueblo que luego se usó como cantera.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: