Sánchez propone que el Mundial de fútbol de 2030 sea organizado conjuntamente entre España, Marruecos y Portugal 

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha ofrecido a Marruecos presentar una candidatura conjunta también con Portugal para optar a la organización del Mundial de fútbol de 2030, según han informado fuentes de La Moncloa a RTVE.

Agencias/.- Pedro Sánchez se ha reunido este lunes en Rabat con el primer ministro marroquí, Saadedín Al Othmani, y el rey Mohamed VI.

El Mundial de fútbol es uno de los mayores acontecimientos deportivos del mundo. Se celebra cada cuatro años. La federación internacional (FIFA) ha elegido como sedes para las próximas ediciones a Catar (2022) y Estados Unidos, México y Canadá (2026).

El reino alauí ya optó a albergar esa cita, pero perdió ante la candidatura conjunta norteamericana (134 a 65 votos) en la votación celebrada el pasado junio. España organizó el Mundial de 1982, pero no así Portugal ni Marruecos (que sólo han acogido torneos continentales: la Eurocopa de 2004 y la Copa Áfricana de Naciones en 1988, respectivamente).

Hace unas semanas, en una reunión entre Sánchez y el presidente de la FIFA Giani Infantino, la federación española ya evocó la posibilidad de impulsar una candidatura conjunta de España, Portugal y Marruecos al siguiente Mundial, el de 2030.

Varias federaciones nacionales han mostrado interés en acoger ese campeonato, que según unas normas de la FIFA de rotación entre continentes, en principio debería celebrarse en Sudamérica, Europa, África u Oceanía.

Todavía en fase inicial, se han promovido candidaturas en Inglaterra (sola o con otras naciones del Reino Unido), una conjunta entre Argentina, Uruguay y Paraguay; y también en el extremo Oriente. Además, en el Magreb se ha lanzado la idea de otra candidatura de la que formaría parte Marruecos, esta vez con Argelia y Túnez.

Desde su primera edición en 1930, solo en una ocasión el Mundial se celebró en más de un país (Japón y Corea del Sur en 2002). En 2026 lo hará por segunda vez, pero nunca en dos continentes distintos, como ocurriría en caso de prosperar y triunfar el proyecto entre los países ibéricos y Marruecos.

En este país norteafricano, la candidatura de 2026 generó mucha polémica tanto dentro como fuera del propio país. Por su parte, en Portugal, el coste de las infraestructuras para la Eurocopa de 2004 ha sido muy criticado y esta misma semana el Gobierno ha admitido que varios de los estadios construidos expresamente para aquel torneo están infrautilizados.

Deja un comentario