La iniciativa ‘Visc al barri’ de Fartons Polo reunirá a los vecinos del barrio de Campanar en Valencia

El barrio de Campanar de Valencia se convertirá el próximo sábado 10 de junio a las 17:00 horas en el centro neurálgico de reunión del vecindario, un lugar donde se recuperará las cosas sencillas de toda la vida en pleno siglo XXI. Gracias a la su iniciativa ‘Visc al barri‘ de la señera empresa Fartons Polo y que pretende recuperar las cosas sencillas de la vida, la colaboración entre nosotros, el contacto cercano y directo con los que viven más cerca.

Visc al barri‘, que se desarrollará en Campanar por ser el barrio más votado en el concurso online, contará con infinidad de actividades para niños de todas las edades. Habrá castillos hinchables, pintacaras, globoflexia, camas elásticas, espectáculo de magia, bola loca, paintball, actividades fotográficas y música en directo. Y, por supuesto, todos podrán disfrutar de los productos de la compañia Fartons Polo, los famosos fartons Polo y la Horchata Or,xata!.

Visc al barri‘ reunirá y unirá a tres generaciones de vecinos del barrio de Campañar. Se juntarán padres, hijos abuelos para estrechar lazos y retomar un contacto que nunca debió perderse. Fartons Polo busca volver a tejer esas redes de cooperativismo, esas raíces del barrio donde todos se conocen, todos se ayudan y todo es más fácil. En definitiva, siendo mejores vecinos. Viscalbarri.com pretende ser una plataforma de ayuda y conexión para que todos los vecinos se conozcan, se apoyen, colaboren y puedan ofrecer e intercambiar sus habilidades. Por ello, también cuenta con una herramienta online con diferentes documentos descargables y plantillas que se pueden personalizar.

Fartons Polo quiere devolver a la sociedad el constante cariño que recibe y qué mejor forma de hacerlo que con este gran acontecimiento que busca retomar y reforzar el tú a tú con nuestros vecinos y que aúna la tradición y el arraigo por Valencia, valores que tan bien definen a la empresa líder en la venta de fartons.

Fartons Polo saga de emprendedores

Al terminar la Guerra Civil en 1939 en Titaguas un pequeño pueblo del interior de la provincia de Valencia, Rodrigo Polo patriarca de la familia Polo  fabricó una máquina de hacer fideos que instaló en una era. en la década de los 50, la familia Polo tuvo que emigrar y decidieron trasladarse a Algemesí. Un pueblo bastante próspero de la ribera del Júcar, donde abrieron en una pequeña tienda de ultramarinos, donde vendían horchata y limón granizado entre otras cosas.

Año 1960 la familia Polo decidió volver a trasladarse de domicilio y esta vez lo hicieron a Alboraya, localidad cercana a Valencia, famosa por ser la tierra del cultivo de la chufa y  la horchata. Ante la costumbre generalizada de mojar con rosquilletas y con pan cortado la horchata, tuvieron la idea de crear un bollo que sirviera para acompañar a la horchata.

La familia adquirió un horno en la plaza del pueblo y tras varias pruebas, dieron con un producto perfecto para acompañar a la horchata. Se trataba de un bollo hecho con masa de panquemao, alargado para ser introducido en el vaso y muy esponjoso para que absorbiera mejor la horchata. La añadieron la pintura para hacerlo más sabroso y este fue el inicio de lo que hoy conocemos como los Fartons.

Al principio iniciaron la venta a todas las horchaterías de Alboraya. Debido a su gran y rápida aceptación, empezaron a distribuir los fartons en la ciudad de Valencia. Los Fartons Polo eran un éxito, todo el mundo que los probaba, repetía y esto hizo que la familia se planteará aumentar el negocio, distribuyendo a supermercados y ultramarinos, inmediatamente comenzaron a distribuir los fartons por toda la Comunidad Valenciana y al resto de España, donde siempre se tuvo una gran acogida. A esto contribuyo, el turismo que llega a la Costa Valenciana y que, una vez ha probado la horchata acompañada con unos buenos fartos, rara era la ocasión en que no quisieran repetir y lo buscarán en su lugar de residencia, tras volver de las vacaciones estivales.

 

Deja un comentario