La exposición del MET, donde la moda comulga con la estética religiosa ofende a los católicos

El museo exhibe: ‘Cuerpos celestiales: la moda y la imaginación católica’. La influencia de la estética, iconografía y misticismo religiosos en la moda. Destacan algunos diseños de Lacroix, McQueen, Galliano, Versace y Gaultier.

M.A. B. DOLZ/Agencias/.- La estética y la mística religiosas, la vida de los santos, la parafernalia eclesiástica y la riqueza del arte sacro siempre han ejercido una notable influencia en los creadores de moda, especialmente en los diseñadores franceses Jean Paul Gaultier y Christian Lacroix y en las firmas italianas Versace y Dolce&Gabbana.

En las redes no ha gustado nada el tema elegido este año en la gala benefica

Los católicos del mundo están tecleando con esa súper energía que solo estados alterados de ofensa pueden darle al ser humano

Nicole Vásquez@nicole_vsquez

EstherMay@EstherM2018
“#MyReligiónNoEsTuDisfraz, Met Gala, creo que es totalmente asqueroso. Una elección pobre del tema, los trajes, etc. Irrespetuoso. Estoy contenta de no estar viéndolo. #Católica #TwitterCatólico”.

Holy Spirit Gals@holyspiritgals

I am just so upset and distraught at the choice for this year’s #MetGala theme. Why is it okay for celebrities to sexualize and disrespect the Catholic Church? These outfits are not glorifying the faith in any way. No other religion would be made fun of in this way.

“Estoy tan enfadada y perturbada con la elección de este año del tema de la Gala del Met. ¿Por qué está bien que los famosos sexualicen y falten al respeto a la Iglesia Católica? Estos disfraces no están glorificando la fe de ninguna de las maneras. Ninguna otra religión sería burlada así”.

Gala MED

El Metropolitan Museum de Nueva York presenta ahora una exposición que gira sobre estos temas. Se titula ‘Cuerpos celestiales: la moda y la imaginación católica’ y mezcla diseños de modistas consagrados, casi todos para mujer, con vestimentas litúrgicas, mitras papales, joyas y otros complementos que suelen adornar los museos de las iglesias y catedrales y otras que se utilizan en ocasiones especiales.

 Un angelical diseño de Galliano para Dior. AFP

Algunas de las piezas expuestas salen del Vaticano por primera vez y es necesario decir que esta exposición, según contaron medios italianos, es una iniciativa del cardenal italiano Gianfranco Ravasi. Un proyecto que enseguida contó con el apoyo de Anna Wintour y Donatella Versace. Tres espadas para batallar duro y llevar a cabo esta magna cruzada que han contado con la ayuda de Amal Clooney y Rihanna.

Las salas del MET han cambiado por completo con esta instalación, comisariada por Andrew Bolton, ya que muchos de los vestidos expuestos son joyas del diseño, iconos de la moda internacional que, ahora, rodeados de las piezas de la Santa Sede tienen otra lectura. No falta la polémica, que se apuntó a esta aventura desde el principio.

 Diseño nupcial del francés Christian Lacroix. AFP

Se ha comentado que la exposición puede resultar ofensiva para algunos católicos que creen que la religión no se debe mezclar con algo trivial como la moda pero “la ropa es un medio fundamental para cualquier discusión sobre religión, decía Bolton.

El comisario, además, recordaba la relación entre el Vaticano y la moda al recordar que en 2005 la revista Newsweek publicó el artículo ‘El papa viste de Prada’ en el que se hablaba, con rigor, de los gustos estéticos de Benedicto XVI. Dos años después la revista Esquire eligió al pontífice ‘la persona que mejor combinaba los complementos’ por sus icónicos zapatos rojos.

 Vestido blanco del modista Thierry Mugler. AFP

La muestra tiene más de 150 piezas pero destacan, por su majestuosidad, un vestido blanco de John Galliano para la casa Dior que parece estar hechos para un ángel, un diseño nupcial de Christian Lacroix que podría sacarse en procesión y piezas de Yves Saint Laurent o Balenciaga que traspasan lo material para adentrarse en el terreno espiritual. Un rosario de maravillas, un via crucis de belleza en el que es necesario detenerse ante cada estación para dedicarse a la contemplación.

“Aunque la mayoría de diseñadores que se exhiben en esta muestra se criaron en la tradición católica romana, muchos ya no practican y su relación actual con la religión ha variado considerablemente”, apuntaba Bolt cuando se le pregunta si en algunos diseños hay costuras de respeto o de rebeldía.

 Moda y misticismo en un diseño de Yves Saint Laurent. AFP

Entre otras de las agujas representadas figuran Azzedine Alaïa, Givenchy, Jeanne Lanvin, Madeleine Vionet, Vivienne Westwood, Coco Chanel, Valentino, Elsa Schiaparelli, Raf Simons o Thierry Mugler. La muestra podrá verse desde el 10 de mayo hasta el 8 de octubre pero el pistoletazo de salida se ha dado ya con la famosa gala que el MET organiza junto al Anna Wintour Costume Center que este año cumple 70 años.

 Los complementos remarcan la estética religiosa. AFP

No falta la presencia de Balenciaga. El modisto de Getaria creó vestidos y trajes de novia de clara inspìración monacal. E hizo de la simplicidad y minimalismo una declaración de intenciones. Algunos de sus vestidos y trajes más celebrados se enmarcan en una estética austera de líneas y limpia de ornamentos, como un hábito, aunque esconden un elaborado patrón ‘divino’.

La Gala del MET, el via crucis de la moda

-MET GALA 2018-

Rihanna

Rihanna con un diseño de Maison Margiela.

A la llamada del MET fueron en procesión devotas de la moda, fieles de la costura, mártires del tacón y santas y santos de las agujas. El primer lunes de mayo todos los ojos se giran hacia el Metropolitan Museum de Nueva York porque Anna Wintour, la papisa de la moda, congregó a sus fieles a la ceremonia más especial de todas las que se han celebrado en el MET. Muchas y muchos  se tomaron el protocolo como un acto de fe pero otras y otros se desmarcaron y como ocurre en algunas bodas ‘pasaron’ de la misa para ir directamente a la fiesta.

La gala sirve para inaugurar la exposición que se titula ‘Cuerpos celestiales: moda e imaginación católica’ y de paso recaudar fondos para la institución. Lo más llamativo es su enorme alfombra roja por la que este año han desfilado estrellas rutilantes como Rihanna, Madonna y Katy Perry, porque el mundo de la música, nos guste o no, es el que más está influyendo en la moda norteamericana, porque en Europa es otro cantar. Más celestial, si cabe.

Madonna no podía faltar. La diva siempre ha mantenido una tensa relación con el Vaticano por sus golpes de efecto y vestuario. Desde principios de los 80 se atrevió a colgarse del cuello cruces y rosarios, escandalizó más tarde con el vídeo Like a Prayer y en sus posteriores conciertos ha utilizado la estética religiosa con atrevimiento y, por supuesto, buscando la polémica. A la gala ha asistido junto al diseñador que mejor ha sabido reinterpretar la estética eclesiástica, Jean Paul Gaultier.

Jean Pul Gaultier and Madonna

Madonna, fiel a Jean Paul Gaultier.  

La casa Versace también ha jugado siempre con la iconografía religiosa, especialmente con las cruces. Por eso Donatella tenía mucha tela que cortar en esta exposición y en la gala. Sus devotas no faltaron y han vestido diseños de la casa italiana cantantes como Katy Perry, que ha  ha llamado poderosamente la atención con unas enormes alas, Zendaya y Gigi Hadid. También Blake Lively. La actriz ha deslumbrado con un vestido joya que ha llevado más de 600 horas de trabajo y se cuenta que ha tenido que ir a la gala en un autobús debido a la larguísima falda que tiene el vestido.

Las colas largas, un guiño a los mantos religiosos que suelen llevar las imágenes de las vírgenes que se procesionan en la Semana Santa, han sido las protagonistas por su espectacularidad. Entre las invitadas que han apostado por ellas destacan Cardi B (vestida de Jeremy Scott), Bella Hadid (con diseño de Gareth Pugh), Diane Kruger ( con diseño de Prabal Gurung), Sarah Jessica Parker ( vestida por Dolce&Gabbana)Ariana Grande ( que ha apostado un vestido estampado con los frescos de la Capilla Sixtina diseñado por Vera Wang). Una de las que más aplausos se ha llevado ha sido la actriz Kate Bosworth que ha vestido un diseño de Oscar de la Renta y un llamativo velo.

Pero el espectáculo, de nuevo, lo ha protagonizado Rihanna. La cantante se impone con un majestuoso diseño cuajado de perlas y cristales de Maison Margiela, seguramente firmado por John Galliano, que ha combinado con un espectacular tocado en forma de mitra papal de Stephen Jones.

Blake Lively

Blake Lively con un vestido de Versace. AFP  

Otras invitadas han escogido un estilo más minimalista y monacal. Anna Wintour, fiel a Lagerfed, ha llevado un recatado diseño de Chanel en el que se puede ver un crucifijo. Hemos visto ángeles y demonios. Rebeldía y sensualidad han derrochado las chicas Vaccarello ( director creativo de Saint LaurentKate Moss, Mica Argaranaz, Anja Rubik, Amber Valleta, Charlotte Gainsbourg y Carlota Casiraghi, que se desmarca así del estilo que suele llevar en las fiestas monegascas.

Hace meses se dijo que podrían acudir el presidente de los Estados Unidos y la Primera Dama pero en una entrevista, concedida a finales del año pasado, Anna Wintour cortaba por lo sano los rumores diciendo que no acudirían. Hubiese sido una cita romántica para Donald y Melania Trump ya que en la gala del MET celebrada en 2004 él se declaró y le propuso matrimonio.

Katy
Katy

Katy Perry con alas y vestido de Versace.

AFP_14M80P_83908

Amal Clooney con vestido de Richard Quinn junto a George Clooney. AFP
AFP_14M80P_83908
Alicia Vikander con diseño de Louis Vuitton .
AFP_14M80P_83908
Amanda Seyfried con vestido de Prada.
AFP_14M80P_83908
Cara Delevingne apostó por la casa Dior.
AFP_14M80P_83908
Diane Kruger con una larga cola, de Prabal Gurung.
AFP_14M80P_83908
Kate Bosworth con diseño nupcial de Oscar de la Renta.

Troye Sivan  Adut Akech  Adam Shulman  Anne Hathaway  Pierpaolo Piccioli  Frances McDormand and Hamish Bowles

Hamish Bowles, Frances McDormand, Pierpaolo Piccioli, Anne Hathaway, Adam Shulman, Adut Akech y Troye Sivan.

Bella Hadid

Bella Hadid con diseño de Gareth Pugh.

AFP_14M80P_83908

Kim Kardashian , de Versace.
AFP_14M80P_83908
Lily Collins con vestido ‘monja’ de Givenchy.
AFP_14M80P_83908
Kate Moss, Mica Argaranaz, Anja Rubik, Amber Valleta, Charlotte Gainsbourg y Carlota Casiraghi con Anthony Vaccarello, diseñador de Saint Laurent.

Rooney Mara

Ronney Mara con un vestido de la casa Givenchy.
Rooney Mara
 Zendaya a lo Juana de Arco con diseño de Versace.
Rooney Mara
Phillip Picardi .

AFP_14M80P_83908

Sarah Jessica Parker con un barroco vestido de Dolce&Gabbana.
Stella Mccartney y Miley Cyrus
Miley Cyrus entre Stella McCartney y Salma Hayek.

Deja un comentario