La canción considerada, más hermosa y enigmática de la Semana Santa

Agencias/Aleteia.- Se trata de una de las composiciones musicales más bellas que suenan durante la Semana Santa, especialmente, en Roma. Es el “Miserere Mei, Deus”, compuesto por Gregorio Allegri en 1638 durante el pontificado del papa Urbano VIII.

Se trata de la musicalización del Miserere, el Salmo 51 que se reza en las celebraciones penitenciales. Se compuso para ser cantado en la capilla Sixtina en el Triduo Pascual de Semana Santa.

Solo podía sonar en la Capilla Sixtina e incluso había pena de excomunión para quien difundiera la composición fuera de los muros de la capilla. Pese a todo, se hicieron algunas copias. Por ejemplo, el emperador Leopoldo I de Austria obtuvo una, aunque no se trataba de la más fidedigna.

No fue hasta 1770 cuando un joven niño prodigio consiguió la que hoy en día, con algunos arreglos, suena durante estos días del año. Con solo 14 años el muchacho acompañó a su padre a Roma donde tuvo la oportunidad de escuchar la composición de Allegri en la Capilla Sixtina. La obra llevaba más de un siglo interpretada únicamente por el coro de esta capilla y no había salido de ella.

Ese joven era Wolfgang Amadeus Mozart y solo necesitó escucharla una vez para trasladarla al papel. La transcribió de memoria. Sin embargo, no satisfecho con el resultado, acudió de nuevo a escucharla para hacer las correcciones oportunas a la partitura.

En la Capilla Sixtina, con los papeles en la mano, fue sorprendido por un monseñor. Mozart fue conducido entonces hasta el Papa Clemente XIV quien se quedó maravillado por la pericia del muchacho a la hora de transcribir de memoria tal partitura.

El joven explicó al Pontífice que había hecho la transcripción el día anterior y que había vuelto a la Capilla Sixtina para realizar unas correcciones. El Papa, totalmente asombrado, le concedió la Orden de la Espuela de Oro,una de las más importantes condecoraciones pontificias.

Esa copia original de Mozart no se conserva, pero se tiene constancia de que la que suena es la del genio y probablemente la más ajustada a la original que solamente sonaba en la Capilla Sixtina para unos pocos privilegiados.

El “Ave verum corpus” de Mozart te ofrecerá consuelo

El texto del siglo XIV es una meditación sobre la Presencia Real

Wolfgang Amadeus Mozart fue un compositor del periodo clásico. Con más de 600 obras sinfónicas, de cámara, óperas, y música coral, fue uno de los más prolíficos. Muchas de sus composiciones todavía son aclamadas como pináculos de la música occidental hoy, 226 años después de su muerte.

Escribió el marco de Ave verum corpusmientras visitaba a su esposa, Constanza, quien estaba embarazada de su sexto hijo y se encontraba en Austria. Durante su visita, conoció a Anton Stoll, un amigo director de música de la parroquia de san Esteban. Mozart escribió una melodía para Stoll, quien la interpretó primero en san Esteban para celebrar la fiesta del Corpus Christi.

Ave verum corpus es un himno del siglo XIV, que se atribuye al papa Inocencio VI. Durante la Edad Media se cantaba en la elevación de la Hostia durante la consagración, como también en la bendición del Santísimo Sacramento.

El texto es una meditación de la Presencia Real de Jesús en el Sacramento y se le vincula con la concepción católica de la redención que se encuentra a través del sufrimiento:

Salve, Verdadero Cuerpo nacido
de la Virgen María,
verdaderamente atormentado, sacrificado
en la cruz por la humanidad,
de cuyo costado perforado
fluyó agua y sangre;
Sé para nosotros un anticipo
en el trance de la muerte.
¡Oh, Jesús dulce, oh, Jesús piadoso, oh, Jesús, hijo de María!

Thanks for installing the Bottom of every post plugin by Corey Salzano. Contact me if you need custom WordPress plugins or website design.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: