Hoy festividad de Santa Mónica, titular de la Real Parroquía y Asilo

El asilo es obra del arquitecto José Camaña Pañella y se sitúa sobre el solar del exconvento agustino de Santa Mónica fundado en 1603 y del que provienen los dos claustros. Responde al modelo tradicional, con numerosos vanos rectangulares decorados con elementos medievalizantes realizados en serie, para buscar la mayor economía posible, lo cual produce un efecto monótono.En la actualidad se encuentra titulado por las Hermanitas de la Virgen de los Desamparados.

Valencia/.- La parte más decorada es la capilla, de estilo neogótico y construída en 1915. La iglesia formaba parte del mencionado convento agustino. Se comenzó a construir en 1630 y en 1662 se añadió la capilla de la Comunión. Fue restaurada en 1902 y en 1955. El campanario, obra de Javier Goerlich Lleó, se añadió en 1915, tomando como modelo los abundantes campanarios de este tipo que existen en la ciudad.

El templo (según el marqués de Cruilles) tiene 32’58 m. de longitud y 21’57 de anchura en el crucero, con una altura hasta la cornisa de 10’45 m. De la primitiva decoración barroca se conservan algunos esgrafiados en la cúpula y elementos como los plafones florales en los nervios de los arcos, aunque el aspecto actual del templo se debe a la intervención de 1902 y sobre todo a la restauración de 1955. Destacaba la singular fachada, decorada con gran profusión de placas y rematada inicialmente por dos espadañas gemelas, que fueron sustituidas en 1915 por un campanario, obra de Javier Goerlich Lleó.

También presenta interés la Capilla del Santo Cristo de la Fe (1672), cuyo interior se redecoró en el s. XVIII según criterios academicistas. Contiguo al templo se encuentra el edificio del Asilo con una capilla neogótica (1915), construido por el arquitecto José Camaña Laymón incorporando elementos del antiguo convento, como los dos claustros.

Real Parroquia de El Salvador y Santa Mónica

La parroquia de El Salvador fue fundada el 20 de Octubre de 1238, por el Rey Jaime I el Conquistador, sobre lo que había sido una antigua mezquita. La iglesia actual de El Salvador, en la calle del mismo nombre, ejerció como templo parroquial hasta el año 1902.

El barrio se dividía en dos parroquias.

La parte de los impares de la calle Sagunto y zona colindante pertenecía a la parroquia de San Lorenzo, la de los pares, hasta la calle Alboraya, a El Salvador. Ambas enclavadas en el interior de la ciudad.

En el año 1603, Fray Geronimo de San Lorenzo funda un Convento de religiosos agustinos descalzos al principio del carrer Murviedro (hoy Sangunto), sobre el solar que ocupaba la antigua casa-palacio de los Berenguer. La fundación es plenamente apoyada por el Patriarca de Antioquia y Arzobispo de Valencia San Juan de Ribera que al año siguiente regalaría la imagen del Cristo de la Fe a la nueva comunidad. El Convento se le intitula como Sta. Mónica.

En un principio, los frailes se establecen en una pequeña casa, pero las vocaciones crecen y se decide construir una nueva Iglesia, cuya primera piedra se colocaría el día de San José del año 1662. Diez años después se acabaría la capilla del Cristo y en 1691 se darían por terminadas las obras.

Posteriormente, en 1742, se vaciaría el subsuelo de la iglesia y se construiría la gran cripta para los enterramientos, felizmente recuperada en el año 1993.

La iglesia es de planta de cruz latina con atrio y seis capillas laterales. Tiene una longitud de 32,58 metros por 21,57 metros de ancho en la parte del crucero. Su altura supera los 10 metros. La cúpula sobre pechinas con linterna. La capilla del Cristo de la Fe es rectangular y de orden corintio con cimborio, cúpula y linterna.

La fachada está adornada con seis pilastras con medallones, dos balcones y tres puertas de acceso. En 1915 el arquitecto Javier Goerlich sustituyó las dos espadañas laterales por un nuevo campanario. Pose un retablo de azulejos representando la entrada de San Vicente Ferrer en Valencia. Así mismo, otro retablo con la imagen del Cristo de la Fe está colocado en la fachada lateral del edificio desde 1951. La imagen de Santa Mónica colocada en la hornacina situada sobre la puerta es de factura moderna del mismo año.

 

En 1902 se produce el arreglo parroquial que le quitaría el titulo de parroquia a unas iglesias y se lo daría a otras. Este fue el caso de Santa Mónica que tras siglos prestando servicio como vicaria parroquial, pasa a ser parroquia con un nuevo nombre: Parroquia de El Salvador y Santa Mónica

El primer párroco fue Dº Francisco Albiñana. La nueva parroquia tenía un extenso territorio a su cargo. Así el mismo penal de San Miguel de los Reyes estaba dentro de su demarcación junto a numerosos conventos que dependían de la nueva Parroquia: San Antonio Abad, Colegio de Vocaciones San José, Asilo San Eugenio, Convento de Ntra. Sra. del Carmen, Convento de la Trinidad, San Julián, San Cristóbal, Salesas de la Visitación, Oblatas Trinitarias y Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

Asaltada en la Guerra Civil

En 1936 la iglesia es asaltada y sus imágenes y enseres quemados o robados. El cura párroco Dº Francisco Moll Vives-Sala y sus dos vicarios Dº Agustín y Dº Mauricio Mártinez Ribera son asesinados a causa de su condición de sacerdotes católicos. Tras terminar la guerra, el culto se restablece el 1 de Abril de 1939 y se hace cargo de la parroquia Dº Joaquín Aparicio.

En 1941 se crea la nueva parroquia de San Antonio, en 1953 la de Ntra. Sra. del Carmen en la calle Alboraya y en 1957 la de San Lazaro. Todas se desgajan de Sta. Mónica. Pese a estas reestructuraciones el Monasterio de la Trinidad, las Hermanitas, el Hogar San Eugenio y las Trinitarias siguen dentro de la demarcación parroquial.

Desde 1940 se van sustituyendo las imágenes desaparecidas por nuevas copias. El Cristo de la Fe data de 1942 y a esta imagen le siguen la de la Purisima, Virgen de los Desamparados, Sagrado Corazón, San José y Sta Mónica. Las campanas se funden de nuevo y para las fiestas del Cristo de 1942 ya suenan todas en su campanario. En 1955 se culminan las obras de restauración y la iglesia es pintada y arreglada con motivo de la Coronación del Santísimo Cristo de la Fe.

A finales de los años setenta se decora la cúpula y entre 1989 y 1994 unas muy cuidadas obras de restauración dan a la iglesia su aspecto actual. Se recupera la antigua sacristía y se restaura para capilla de Nuestra Señora de los Desamparados. Se acometen obras en los locales parroquiales. Se traslada la pila bautismal al interior del templo y se dejan al descubierto parte de los sillares del palacio de los Benrenguer. Para el III centenario de la Iglesia (1991) se pinta la fachada. En 1993 se recupera la cripta y se cambia todo el suelo colocando mármol.

El resultado de las obras es excelente y esperemos que la comunidad parroquial sepa valorar la magnífica iglesia del siglo XVII que tenemos, legado de nuestros antepasados y que debe ser transmitida a los que nos siguen, con las mejoras necesarias, respetando su solera y tradición.

Fuente: “Guia de Arquitectura de Valencia” y Clavarios del Cristo de la Fe.

Deja un comentario