Hoy 9 de agosto se celebra el Día Mundial de los Pueblos Indígenas

Los pueblos indígenas representan una gran diversidad: más de 5000 grupos distintos en unos 90 países y hablan una abrumadora mayoría de las aproximadamente 7000 lenguas del mundo. Están constituidos por 370 millones de personas aproximadamente, es decir, más del 5% de la población mundial y, sin embargo, se encuentran entre las poblaciones más desfavorecidas y vulnerables representando el 15 por ciento de los más pobres.

Los niños indígenas Wayuu en el pueblo de Pessuapa, Colombia. ONU/ Gill Fickling.

Los pueblos indígenas han heredado y practican culturas y formas únicas de relacionarse con la gente y el medio ambiente. Retienen, además, rasgos sociales, culturales, económicos y políticos que son distintos de los predominantes en las sociedades en las que viven. Pese a sus diferencias culturales, los pueblos indígenas de todo el mundo comparten problemas comunes a la hora de proteger sus derechos como pueblos diferentes.

Las poblaciones autóctonas han buscado durante años el reconocimiento de sus identidades, su forma de vida y el derecho sobre sus territorios tradicionales y recursos naturales. Pese a ello, a lo largo de la historia, sus derechos han sido siempre violados. En la actualidad, se encuentran sin duda entre las poblaciones más vulnerables y perjudicadas del mundo. La comunidad internacional reconoce ahora que se necesitan medidas especiales para proteger sus derechos y mantener sus culturas y formas de vida.

10º Aniversario de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas

El 13 de septiembre de 2007, la Asamblea General aprobó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. Se trata de un hito importante y un punto de referencia en cuanto a la cooperación y la solidaridad entre los pueblos indígenas y los Estados Miembros que ha sentado los cimientos de una nueva alianza para la acción en las Naciones Unidas y en todo el mundo.

En la actualidad, la Declaración es el instrumento internacional más completo que existe sobre los derechos de los pueblos indígenas, ya que en ella, por un lado, se establece un marco universal de normas mínimas para la supervivencia, la dignidad y el bienestar de los pueblos indígenas y, por otro, se expone en detalle cómo se aplican a la situación particular de los pueblos indígenas las normas existentes de derechos humanos y las libertades fundamentales.

En la última década, la aplicación de la Declaración ha logrado algunos éxitos importantes a nivel nacional, regional e internacional. A pesar de los avances realizados, sigue habiendo una la brecha entre el reconocimiento formal de los pueblos indígenas y el ejercicio de sus derechos en la práctica. Los pueblos indígenas siguen haciendo frente a la exclusión, la marginación e importantes dificultades para disfrutar de sus derechos básicos.

 Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas

Durante siglos los pueblos indígenas, extendidos por  noventa países, algunos tan vastos como China, han sido los guardianes de la diversidad biológica y los recursos naturales del planeta. Sin embargo, sus necesidades y preocupaciones no fueron atendidas durante mucho tiempo.

Las Naciones Unidas han trabajado con ellos desde hace años ofreciéndoles un espacio de diálogo y reconocimiento, que culminó en 2007 con la aprobación de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

La Declaración reconoce los derechos de más de 370 millones de personas. Entre esos derechos figuran…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero a pesar de los avances logrados en cuanto a constituciones, leyes, políticas educativas y sanitarias en los últimos diez años, los pueblos indígenas siguen siendo las personas más vulnerables y marginadas en todo el mundo. Sufren la pobreza de manera desproporcionada: el 33% de los pobres en las áreas rurales son comunidades indígenas.

Y dentro de los vulnerables se encuentran las mujeres que, pese a la declaración, siguen sufriendo niveles exorbitantes de discriminación y violencia. Más de una de cada tres mujeres indígenas es violada a lo largo de su vida.

Por ese motivo, es imprescindible que se cumpla lo que la Declaración establece sobre la protección de la mujer:

Sin embargo, la defensa de los derechos de los indígenas, la protección de sus comunidades, pueblos y medio ambiente, es un compromiso arriesgado.  Según la organización Defensores de Primera Línea, 281 activistas fueron asesinados en 25 países durante el año 2016, lo que implica un aumento significativo en comparación con los 185 de 2015 y los 130 de 2014. La mayoría de los casos estuvieron relacionados con derechos sobre las tierras y el medio ambiente, y tuvieron lugar en América Latina y en Asia.

La experta Victoria Tauli-Corpuz ha señalado, además, “que la defensa al derecho de autodeterminación ha llevado al arresto y encarcelamiento de muchos indígenas en algunos países bajo acusaciones de terrorismo o pertenencia a grupos de opositores políticos”.

“Esa cada vez mayor tendencia a la represión se ve agravada por la impunidad que amparan a los que atentan contra los defensores de los derechos de los pueblos indígenas”.

Frente a la hostilidad exterior que los pueblos indígenas encuentran en muchos lugares, la ONU les ofrece cada año un lugar seguro para debatir los asuntos que les conciernen a través del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, que en los meses de abril y mayo de 2017 celebraron su décimo sexta sesión. El Foro permite además a los representantes indígenas asesorar y recomendar políticas al Consejo Económico y Social sobre desarrollo, cultura, medio ambiente, educación, salud y de derechos humanos.

Thanks for installing the Bottom of every post plugin by Corey Salzano. Contact me if you need custom WordPress plugins or website design.

Deja una respuesta