Hablamos Español se manifestó ayer en Valencia y Pamplona con participaciones multitudinarias

La asociación Hablamos Español se manifestó ayer sábado 2 de junio por la tarde por las calles de Valencia que congrego a varios miles de personas, por la Libertad de Elección de Lengua y para protestar por el modelo educativo plurilingüista, impulsado desde la Consellería de Educación con el respaldo de Generalitat Valenciana.

La manifestación autorizada por la Delegación de Gobierno de Valencia, transcurrió sin ningún tipo de incidentes. La misma según los organizadores, “tiene como objetivo hacer frente a la imposición del requisito lingüístico”.

La “cabecera”, dio su inicio a las 18:00 horas y partió desde las Torres de Quart hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde se leyó el manifiesto.

Dos manifestaciones al mismo tiempo

En total, serán dos manifestaciones, en dos comunidades distintas -Navarra y Valencia- en las participó numeroso publico

Ambas protestas según los miembros de Hablamos Español explican que “cada vez, son más las Comunidades Autónomas donde no se puede estudiar español, y nuestra lengua desaparece de los edificios autonómicos y locales, de la Sanidad, de las campañas institucionales, de los documentos, impresos, boletines, y también de la cultura. Hasta el momento eran Cataluña, Galicia, Islas Baleares y País Vasco las comunidades perjudicadas. Ahora, se suma la Comunidad Valenciana a la lista de lugares de España donde la imposición lingüística se acelera”.

Es por este motivo por el que, desde esta asociación, “se propone la aprobación de una Ley de Libertad de Elección Lingüística de ámbito nacional para que los alumnos puedan elegir, libremente, en qué lengua quieren estudiar”, afirman.

La manifestación, convocada por Hablamos Español, añaden, “pretende ser un reflejo de la preocupación que existe, en una parte de la sociedad, por la aplicación de la Ley del Plurilingüismo, sin ningún tipo de connotación partidista”. Una manifestación en la que todos “han sido bien recibidos“, ya que aseguran que la elección de lenguas “trasciende izquierdas y derechas”. Y es que, en líneas generales, se reclama el “respeto a los derechos lingüísticos de las personas que prefieren usar el español, sin menoscabar los derechos de los que prefieren usa el valenciano, sobretodo de los niños que lo tienen como lengua materna, y que están siendo sometidos a una eliminación progresiva de su lengua en las escuelas“.

En la manifestación de Hablamos Español han participado representantes de entidades de otras comunidades autónomas, como Baleares, Galicia, Asturias, Aragón o País Vasco. Además, de Cataluña, también estuvieron presentes representantes de entidades como Catalunya por España, Aixecat, la Coordinadora Tabarnia o el presidente de Profesores por el Bilingüismo.

Es el caso de la Comunidad Valenciana, donde han estado presentes los portavoces de las plataformas No al Decretazo de la Comunidad Valenciana, APRICOV (Asociación de profesores afectados por el requisito lingüístico), o las AMPAS de Torrevieja, entre otros muchos. Finalmente, del panorama político han participado concejales de formaciones a titulo personal, el presidente de UPyD, Cristiano Brown, o el Presidente de Vox, Santiago Abascal, acompañado de los presidentes provinciales de este partido en Valencia y Castellón, José María Llanos y LLanos Masó, respectivamente.

Miles de navarros expresan su hartazgo con la imposición del euskera por el Gobierno foral

Un momento de la manifestación celebrada esta tarde en Pamplona.

Mucho más multitudinaria que la de Valencia, resultó ser la participación en la capital navarra, donde miles de personas -unas 30.000 según los organizadores; 15.000 según la policía local- se manifestaron ayer tarde en Pamplona para mostrar su hartazgo por las imposiciones que está desarrollando el Gobierno de Uxue Barkos en materia lingüística que se visibiliza fundamentalmente en los nuevos baremos para acceder a la función pública donde se prima el euskera sobre el castellano. “Este Gobierno favorece a unos pocos a costa de perjudicar a la mayoría, está ciego y sordo a lo que siente la mayoría social y sigue una hoja de ruta que nos lleva al barranco en el que se han estrellado otras comunidades”, ha dicho Ricardo Guelbenzu, de la Asociación Cultural Doble 12, una de las organizadoras, al concluir la marcha.

La multitudinaria manifestación, convocada bajo el lema Por el futuro de todos en Igualdad, iba encabezada por una gigantesca bandera de Navarra y ha recorrido las calles del centro de Pamplona, desde el paseo Sarasate, sede del Parlamento foral, hasta la calle Carlos III, ante el Palacio de Navarra. Miles de personas procedentes de todos los rincones de la Comunidad Foral -informa la redacción de el periódico “El Mundo”- unidos con un mismo objetivo, acabar con la discriminación lingüística que, a su juicio, está cometiendo el cuatripartito nacionalista y de izquierdas que gobierna Navarra, favoreciendo al euskera.

En la movilización se han podido ver otras pancartas con lemas como Democracia es consenso, no imposición o No más imposición. Navarra es diversa, plural y solidaria. Durante el recorrido se han escuchado gritos contra la discriminación lingüística, pero sobre todo el que más ha sonado ha sido el de “Esto es Navarra, no Euskadi”. Centenares de banderas rojas de Navarra y de España han dado color a la marcha y también algunas de países latinoamericanos, como México y Colombia.

Como ocurriera hace un año, cuando unos 25.000 navarros tomaron las calles de la capital para reclamar la derogación de la nueva ley de símbolos que permitía el uso de la ikurriña en los edificios oficiales, una gran manifestación le dijo ayer a Uxue Barkos que no están dispuestos a permitir que se les discrimine por no saber euskera.

Guelbenzu, en el manifiesto final, ha denunciado que con la nueva baremación impuesta por el Gobierno foral “pretende adueñarse de la estructura funcionarial de Navarra” y que en las OPE (oferta pública de empleo) “el euskera no debería contemplarse, ni se usa ni se necesita tanto”.

También ha criticado que en la educación se está fomentando que los puestos los ocupen profesores venidos “de la comunidad vecina” en referencia al País Vasco. Ha indicado que el Gobierno de Barkos “confunde fomentar con imponer”.

Finalmente ha dicho que los asistentes a la manifestación luchan “por una Navarra inclusiva, de todos, y los que nos manifestamos somos todos de aquí; queremos un euskera sin banderas, que no divida, que no discrimine, que sirva para comunicarse como cualquier otro idioma”. Otro de los organizadores ha utilizado la lengua vasca para decir que “este acto no va contra el euskera, que es un patrimonio de esta sociedad y tiene nuestro respeto y cariño, es un tesoro, pero no saberlo no es ninguna enfermedad como algunos piensan”

La marcha la convocaban tres asociaciones Doble 12, Desolvidar y Vecinos de Paz y ha contado con el apoyo de los tres partidos de la oposición (UPN, cuyo líder Javier Esparza ha portado la pancarta junto a la del PP, Ana Beltrán, y PSN), el sindicato UGT, la patronal Confederación de Empresarios de Navarra y decenas de ayuntamientos e intelectuales que se han ido adhiriendo durante los últimos días. Entre los participantes también se ha podido ver al Secretario General de Vox Javier Ortega, que de desplazó desde Barcelona, donde lleva adelante las denuncias de su formación contra los integrantes del “proces”.
“Nos tenemos que rebelar”, ha señalado antes de comenzar la marcha Toñi, una pamplonesa que añadía que “no hay derecho a que se favorezca descaradamente a los que hablan euskera frente a la mayoría de los navarros”.

Las cifras son claras, mientras el castellano lo habla la totalidad de la población, los que usan habitualmente el euskera se limita al 6,7% de la población, cifra que en Pamplona se rebaja al 2,9%, según los datos de la encuesta Soziolingistika Klusterra. La joven Ana Urroz ha dicho que ella no quiere ser “ciudadana de segunda” por no saber euskera y que espera que se modifiquen las normas que le discriminan para acceder a la función pública.

Cruzada del Gobierno

Pero el Gobierno de Navarra que encabeza la nacionalista Uxue Barkos está embarcado en una cruzada de fomento de la lengua vasca: modificaciones en la zonificación de la provincia, aumento de las puntuaciones por conocimiento del euskera en los baremos de las oposiciones a funcionarios y obligación de tener planes de euskera en las empresas para poder contratar con la administración son algunas de las medidas que han provocado que se desborde el vaso y la paciencia de muchos navarros.

Los empresarios han alertado de que las normas impuestas desde el Ejecutivo, especialmente la Ley de Contratos Públicos, “perjudican la libre competencia de las empresas” y beneficia a las sociedades vascas, especialmente en las zonas no vascófona y mixta. Y lo denuncian con datos: el 42% de las adjudicaciones públicas del Gobierno foral durante el mes de mayo benefició a las empresas que utilizan el euskera, porcentaje que se eleva al 66% en Pamplona, cuyo alcalde es Joseba Asirón, de EH Bildu.

Todo esto ocurre cuando además los propios datos de la administración navarra señalan que desde 2006 la tendencia general es que cada vez se habla menos el euskera a pesar de que se estudia más y se destinan muchos más fondos públicos a su enseñanza.

La marcha ha concluido junto a la plaza del Castillo con las jotas del grupo Aires de Navarra y los congregados lanzando gritos de Viva Navarra y Viva España.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: