Fallece la “Reina del Soul”, Aretha Franklin

La cantante estadounidense ha fallecido a los 76 años en Detroit. Fue la primera mujer en entrar en el Rock and Roll Hall of Fame y ganó 18 GrammysPara todos los públicosreproducir video.

Agencias/.- La voz de la ‘reina del soul’ se ha apagado este jueves: la cantante Aretha Franklin ha muerto en su casa de Detroit, según ha confirmado su representante, Gwendolyn Quinn. Un desenlace anunciado tras varios días en los que se había despedido de familia y amigos ante el embate definitivo del cáncer que le diagnosticaron en 2010.

Su última actuación tuvo lugar en Nueva York en noviembre de 2017, en la Fundación Elton John para la lucha contra el SIDA. Meses antes, Aretha Franklin había anunciado su retirada de los escenarios aunque su intención era de la de seguir grabando y actuando en “ocasiones especiales”.

Ganadora de 18 premios Grammy, Aretha Franklin fue la primera mujer en ser incluida en el Rock and Roll Hall of Fame y en 2008 fue elegida por la revista Rolling Stone como la mejor cantante de todos los tiempos.

Muere Aretha Franklin

Numerosas personalidades han mostrado su pesar por el fallecimiento de Aretha Franklin, incluyendo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y varios de sus antecesores como Bill Clinton o Barack Obama, quien ha señalado en un comunicado que, aunque la cantante haya “pasado a un lugar mejor”, su don de la música “permancerá siempre para inspirar a todos”.

También estrellas de la música como Paul McCartney, Diana Ross, Barbra Streisand, John Legend o Elton John han lamentado la muerte de la “reina definitiva”, como la ha denominado la cantante Christina Aguilera.

Para todos los públicosEl mundo de la música y la política llora a Aretha Franklinreproducir video

La hija del pastor

Aretha Louise Franklin nació el 25 de marzo de 1943 en Memphis, Tennessee (Estados Unidos). Era la menor de las cuatro hijas del pastor baptista Clarence L. Franklin y de su mujer, Barbara Siggers, cantante y pianista, que pronto abandonó a su marido por las constantes infidelidades.

Tras un breve paso por Buffalo, la familia se instaló en Detroit, en el norte del país, donde la pequeña Aretha aprendió a tocar el piano de forma autodidacta, a la vez que se rodeaba de estrellas de la música negra como Mahalia Jackson o Clara Ward, amigas de la familia.

La iglesia donde predicaba su padre fue el lugar en el que Aretha Franklin inició su carrera musical, cantando gospel junto a sus hermanas Carolyn y Emma. El pastor Franklin, conocido por sus sermones como ‘la voz del millón de dólares’, se convirtió en una persona muy influyente en la comunidad afroamericana, lo que le propició su amistad con Marthin Luther King y con artistas como Dinah Washington o Ella Fitzgerald.

Su primera grabación, The gospel soul of Aretha Franklin, data de 1956 y destaca por dos cuestiones: el matiz soul con el que la joven Aretha reinterpreta varios clásicos del gospel; y el acompañamiento básico de piano, que interpreta ella misma.

En 1960 se trasladó a Nueva York para recibir clases de música y danza y fue contratada por la discográfica Columbia Records, con la que durante los siguientes años publicó varios discos que no alcanzaron el éxito, con un estilo cada vez más orientado hacia el jazz con el la artista no estaba de acuerdo. Estas circunstancias motivaron su salida de Columbia.

Años de éxito

Tras un breve paso por su primera discográfica -donde volvió al gospel- y por Harmony, su carrera dio un giro radical tras fichar por Atlantic Records, el sello donde grabaron grandes estrellas del soul como Ray Charles, Sam & Dave, Otis Redding o Wilson Pickett.

En 1967 editó el disco I never loved a man the way I love you, que fue todo un éxito, gracias al tema homónimo y, sobre todo a su versión de “Respect”, uno de los clásicos indiscutibles no solo del repertorio de Franklin sino de toda la música pop.

La carrera de Aretha Franklin entró entonces en su mejor etapa, con discos superventas como Lady Soul (1968) o Aretha now (1968) y una serie de singles que constituyen un legado incontestable: “(You make me feel like) A natural woman”, “Chain of fools”, “Think”, “The house that Jack built” o “I say a little prayer”, por citar solo algunos.

Uno de los momentos más recordados de su carrera fue la emotiva interpretación de “Precious Lord, take my hand” en el funeral de Martin Luther King, asesinado en 1968.

Nueva etapa

Durante los 70 su carrera siguió en lo más alto, con grandes éxitos como “Angel”“Call me” o “Spanish Harlem“, y discos de gran repercusión: Don’t play that song (1970), Hey now hey (The other side of the sky) (1973) o You (1975). La inclusión de géneros como el pop, el rock y el rhythm & blues fue un acierto que le permitió ampliar su público más allá del circuito afroamericano.

Pero su intento por adaptarse a la fiebre ‘disco’ de la segunda mitad de la década no resultó tan afortunado y, poco a poco, su carrera fue decayendo. Las diferencias con Atlantic Records llevaron a la artista a abandonar el sello del que había sido santo y seña y fichar por Arista en 1979.

En esta etapa, Aretha se acercó a sonidos más pop y consiguió algún éxito reseñable, como “Jump to it” o la versión de “Jumpin’ Jack Flash”, aunque su trayectoria fue irregular. Entre lo más destacable están sus colaboraciones con artistas de éxito en los 80 como Eurythmics o George Michael, con quien volvió al número 1 en 1987 gracias a su dueto “I knew you were waiting (For me)”

Convertida en una leyenda, sus grabaciones se fueron espaciando cada vez más en el tiempo y obteniendo un impacto menor en las listas de éxito. Pero de forma paralela se fueron sucediendo los reconocimientos a su carrera: en 1999 el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, le otorgó la Medalla Nacional de las Artes y seis años después su sucesor, George Bush, le concedió la Medalla Presidencial de la Libertad, el mayor honor civil que se concede en EE.UU.

Problemas de salud

En 2010, la ‘reina del soul’ suspendió su gira por Estados Unidos; según diversas fuentes debido a un cáncer de páncreas del que fue operada con éxito. La cantante nunca lo reconoció abiertamente pero en 2015, en una entrevista con Rolling Stone, aseguró haber recibido un duro diagnóstico médico: “[Les dije] ‘Vosotros investigáis y leéis libros, pero no sabéis mucho de mí. Vengo de una familia que rezaba’. Un par de años después volví al hospital y esos mismos médicos me dijeron: ‘Lo que habíamos visto ya no está’. ¡Aleluya!”.

Su último álbum lo grabó el pasado año, el número 42 de su carrera: A brand new me es una reinterpretación de algunos de sus grandes éxitos con el acompañamiento de la Royal Philharmonic Orchestra.

Para todos los públicosEn el cincuenta aniversario del contrato discográfico de Aretha Franklin con la mítica Atlantic Records nos llega un nuevo discoreproducir video

Miedo a volar

En lo personal, Aretha Franklin tuvo cuatro hijos -los dos primeros siendo adolescente, de cuyo padre o padres nunca ha querido revelar la identidad- y se casó en dos ocasiones. La primera, en 1961, con Theodore White, que fue su mánager y del que se separó en 1969 en medio de acusaciones de violencia de género. En 1978 se casó con el actor Glynn Thurman, de quien se divorció seis años después.

Su temor a volar fue un lastre en su carrera ya que apenas actuó fuera de Estados Unidos y nunca lo hizo en España.

Sí fue reconocida como un icono de los derechos civiles y de la liberación de la mujer, aunque ella nunca quiso abanderar ningún movimiento. Sí mostró sin embargo su apoyo a políticos demócratas como Bill Clinton o Barack Obama, actuando en sus tomas de posesión.

Aretha Franklin es, sin duda, una de las voces más importantes de la música norteamericana y, con su muerte, desaparece la última representante de una estirpe de grandes estrella del soul como Sam Cooke, Otis Redding o James Brown.

 reproducir video

Actuación de Aretha Franklin en la ceremonia de investidura presidencial de Barack Obama

Deja un comentario