El Provincial de Castellón ofrece una innovadora técnica para tratar la degeneración macular asociada a la edad

La Unidad de Retina del Servicio de Oftalmología del Consorci Hospitalari Provincial de Castellón ha incorporado una innovadora técnica para el manejo del paciente con degeneración macular asociada a la edad que permite recuperar parte de la visión perdida, lo que hasta ahora no había sido posible con ningún otro tratamiento.

Castellón/.- La técnica consiste en la implantación en el interior del ojo de una lente de rango extendido que actúa como un mini telescopio que aumenta ligeramente la imagen que llega al ojo y la proyecta por las zonas más sanas de la retina que rodean la mácula.

El cerebro utiliza así las zonas más sanas del ojo para proporcionar al paciente una mejor visión. Este procedimiento, que dura entre cinco y diez minutos, se realiza en el quirófano y no requiere ingreso hospitalario.

Hasta el momento, dos pacientes del centro se han beneficiado de esta avanzada técnica con “resultados satisfactorios” según ha señalado el doctor adjunto al área de retina, Marc Menezo.

La causa de ceguera más frecuente

La degeneración macular asociada a la edad es la causa más frecuente de ceguera en el mundo occidental. La mácula, que es la zona central de la retina que permite la lectura y la visión del detalle, es especialmente susceptible a la degeneración con la edad y su progresión conlleva una pérdida irreversible de la visión central que limita la capacidad de actividades de la vida cotidiana.

Así, quienes tienen esta afección ven las palabras escritas borrosas, no reconocen caras, observan un área oscura o vacía en el centro de la visión y las líneas rectas aparecen deformadas.

Cerca del 90% de las personas con degeneración macular tienen el tipo atrófico de la enfermedad, que se debe al desgaste patológico a medida que se envejece.

Hasta ahora, la mayoría de los pacientes con esta enfermedad no tenían un tratamiento que les permitiera mejorar su visión. Los complejos vitamínicos suministrados por vía oral han evitado el progreso de la enfermedad, pero no ha permitido que se recupere la visión. Los fármacos intravítreos como el lampalizumab “tampoco han mostrado mejoras en estos pacientes”, ha recordado el doctor Menezo.

Con esta innovadora lente, que se implanta en el interior del ojo a través de una pequeña incisión, los pacientes recuperan gran parte de la visión y experimentan una notable mejora en su calidad de vida, pues pueden retomar actividades como conducir, reconocer caras o leer.

Deja un comentario