El Instituto de Investigación de La Fe describe nuevos mecanismos que relacionan la grasa epicárdica y la enfermedad coronaria en víctimas de muerte súbita

Investigadores e investigadoras del IIS La Fe han demostrado que existe un aumento de la grasa que envuelve el miocardio en víctimas de muerte súbita por cardiopatía isquémica.
Valencia/.- El estudio, que ha sido publicado por la Revista Española de Cardiología, profundiza en el papel de la grasa epicárdica como promotor de este tipo de enfermedades centrándose no sólo en su espesor, sino en el perfil de expresión de los miARN que podrían influir en su desarrollo.

Los miARNs son pequeñas moléculas de ARN no codificante que permiten la comunicación entre las células modulando su actividad, y están siendo estudiados en diversas patologías para comprender mejor su evolución. El grupo de investigación en Cardiopatías familiares, muerte súbita y mecanismos de enfermedad (CaFaMuSME )del IIS La Fe cuenta con acreditada experiencia en el estudio de estos ARN no codificantes.

Colaboración con equipos forenses

Para llevar a cabo la investigación, el equipo forense del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Valencia ha recogido muestras de 155 autopsias de víctimas de muerte súbita cardíaca por enfermedad coronaria y de 84 individuos fallecidos por muerte súbita no causada por este tipo de enfermedad a modo de control. Con estos tejidos, científicos y científicas del IIS La Fe han realizado un análisis para establecer las diferencias de las muestras de afectados por muerte súbita que podrían explicar el desencadenamiento fatal.

El estudio ha detectado cómo los componentes del tejido adiposo del miocardio afectan al tejido subyacente. De este modo, la grasa epicárdica en individuos afectados por una enfermedad coronaria evidencia que, de entre los 28 miARNs que se encontraban diferentemente expresados en pacientes, el aumento de los miR-34a-3p y -34a-5p demostró una gran capacidad para distinguir entre pacientes de controles independientemente de la edad, el grosor de la grasa y las mediciones antropométricas. Además, el aumento del miR-34a-5p se correlacionó significativamente con los niveles de este miARN a nivel hepático.

La doctora Aitana Braza, autora del artículo, destaca la importancia de esta correlación ya que, como publicó el grupo en 2016 en la revista Liver International, el miR-34a-5p también se encontraba aumentado en el hígado de fallecidos por muerte súbita por cardiopatía isquémica, lo que permite comprender mejor los mecanismos que relacionan el hígado graso con este tipo de muerte súbita.

Próximos avances

Actualmente, la doctora Aitana Braza, gracias a la beca Stop Fuga de Cerebros concedida por Roche, realiza un estudio en pacientes vivos afectados de cardiopatía isquémica que han sido sometidos a una cirugía de revascularización. El fin del estudio es definir la función de los miARNs y conocer así en qué medida afectan a los diferentes tejidos.

Durante la intervención, el Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitari i Politècnic La Fe toma muestras tanto de tejido adiposo sano, como de tejido afectado para el posterior cultivo de las células adiposas. Este análisis permitirá aportar información para determinar el papel que juegan los miARNs en la comunicación entre las células implicadas en la arteriosclerosis.

El objetivo de esta línea de investigación centrada en la cardiopatía isquémica, es conocer los mecanismos que subyacen al desarrollo de la placa de ateroma y su desestabilización mediante una mejor comprensión de la función de la grasa epicárdica.

La Unidad de Muerte Súbita

La Unidad de Muerte Súbita, dirigida por la cardióloga Esther Zorio, lleva a cabo el seguimiento a los familiares de los fallecidos por muerte súbita causada por cardiopatías familiares de origen genético. De este modo, la doctora Zorio pretende identificar a familiares que posean la mutación genética que ha provocado la muerte súbita en su familia.

Entre los afectados por la mutación pueden existir individuos que hayan desarrollado la enfermedad y otros que no. Aquellos a los que se les detecta, y así lo requieran, se les implanta un DAI (Desfibrilador Automático Implantable) y son sometidos a controles periódicos.

Las principales líneas de investigación del grupo CaFaMuSME del IIS La Fe se centran, no sólo en conocer mejor los mecanismos biológicos implicados en el desarrollo de las enfermedades cardiacas causantes de muerte súbita sino también en conocer los mecanismos epigenéticos que permiten el desarrollo de la enfermedad en familiares portadores de la mutación causal. Con este objetivo se desarrolla una investigación centrada en la miocardiopatía arritmogénica financiada por el Instituto de Salud Carlos III y liderada por la doctora Zorio.

Deja un comentario