El Bigotes pide anular su declaración como testigo por vulneración de derechos al declarar sin abogado y esposado

VALÈNCIA,La defensa de Álvaro Pérez ‘El Bigotes’ ha presentado un escrito ante la Audiencia de Valencia en el que solicita la anulación de la declaración en calidad de testigo de su cliente por vulneración de derechos fundamentales en la causa abierta en el Juzgado de Instrucción número 17 relacionada con la construcción del circuito urbano de Fórmula 1.

En esta declaración, ‘El Bigotes’ aseguró que Camps, que está investigado en este procedimiento, aceptó la propuesta del ex secretario general del PPCV Ricardo Costa de pagar a Orange Market con facturas falsas.

La defensa de Álvaro Pérez, condenado por el caso Gürtel, argumenta que en la declaración de su defendido se produjo una vulneración de derechos fundamentales porque compareció sin la asistencia de su abogado –a pesar de que tiene pendientes otras causas– y esposado. Según fuentes de la defensa, por este motivo y para solicitar la anulación de esa declaración, están dispuestos a llegar hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Àlvaro Pérez compareció el pasado 6 de septiembre, el mismo día que lo hizo también como testigo el número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo, en el juzgado que investiga la causa relacionada con la construcción del circuito urbano de Fórmula 1, en la que figuran como investigados el expresidente Francisco Camps, el exvicepresidente del Consell Vicente Rambla, el ex secretario autonómico de Cultura David Serra, además de numerosos empresarios.

‘El Bigotes’ y Crespo prestaron declaración durante alrededor de cuatro horas de forma presencial, para lo que fueron trasladados desde la cárcel de Valdemoro (Madrid), dado que la jueza no quería que su comparecencia se produjera por videoconferencia. Durante sus declaraciones, ofrecieron versiones contradictorias y muy distintas.

En concreto, el responsable de Orange Market, Álvaro Pérez, aseguró que, tras una reunión entre el ex secretario general del PPCV, Ricardo Costa, Pablo Crespo y él mismo, escuchó cómo Costa llamó al expresidente Francisco Camps para proponerle pagar a Orange Market a través de facturas falsas emitidas a empresas, que a su vez recibían adjudicaciones del Gobierno valenciano, y que el exjefe del Consell aceptó. Por su parte, Crespo corroboró que sí existió dicho encuentro pero negó que después se produjera ninguna llamada.

Ambos condenados por la trama Gürtel coincidieron en que Orange Market trabajaba para los ‘populares’ valencianos, que les pagaban los gastos de las campañas y otros actos en negro y que cuando se acabó el dinero en b, les trasladaron que si querían seguir cobrando tenía que ser por medio de facturas falsas a través de otros empresarios, que a su vez recibían adjudicaciones del Gobierno valenciano.

Tanto Álvaro Pérez como Pablo Crespo relataron en su declaración que se quejaron porque esa no era la forma en la que solían cobrar, pero dado que estaban “arruinados” porque el partido les debía mucho dinero, aceptaron cobrar de ese modo.

‘EL BIGOTES’ RATIFICÓ LA VERSIÓN DE COSTA

Sobre Ricardo Costa, condenado a cuatro años de prisión en la causa que se siguió por la financiación ilegal de los ‘populares’ valencianos en las elecciones de 2007 y 2008, ‘El Bigotes’ ratificó lo confesado por el ex secretario general del PPCV sobre las presuntas comisiones entregadas por parte de empresarios para los ‘populares’, aunque dijo no saber nada sobre los contratos de las obras del circuito.

El que fuera responsable de Orange Market se refirió también a una reunión que mantuvo con Ricardo Costa y Pablo Crespo para hablar de la deuda que los ‘populares’ mantenían con esta firma e indicó que cuando salían de dicho encuentro, Costa se fue a una sala de juntas a la que llamaban ‘El Búnker’, llamó a Camps y le comentó lo que se debía y cómo se podía pagar (mediante las facturas falsas). Algo que al expresidente valenciano le pareció bien, según la versión de Álvaro Pérez.

Por el contrario, Crespo desmintió que esto ocurriera, dado que afirmó que esa reunión existió, pero negó que después nadie hiciera ninguna llamada.

Deja un comentario