El “Derby” valenciano termina en tablas Levante UD. 1 Valencia CF. 1

Ante el empate registrado por los dos equipos valencianos en el Ciutat de Valencia, nos hemos querido hacer eco de las dos visiones del partido a través de las crónicas que ambos equipos publican en sus respectivas páginas oficiales y este es el resultado.

Levante se encomienda a las botas de Bardhi

Quizás el espíritu de supervivencia que caracteriza al Levante se materializó en la figura de Bardhi. El macedonio parece tener un radar que le permite situarse en los espacios más calientes del verde. Y cuenta con argumentos suficientes para variar el guion de una confrontación. Puede cambiar el signo de un choque con una pincelada surgida de sus botas. Y sus borceguís destilan veneno. Bardhi va sobrado de argumentos y de fe. Lo fue el más listo de la clase en una acción determinante en la evolución del derbi dibujado sobre el verde del Ciutat de València.

Quizás cuando nadie lo esperaba apareció en el interior del área de su rival para materializarse desde la nada. Parecía una batalla desigual. El jugador balcánico entiende los mecanismos que definen al fútbol español. Sabe que hay que luchar contra gigantes de mil cabezas en condiciones, a veces, desfavorables, pero ha descubierto que la disciplina del balompié premia a los más listos y a aquellos que van a la guerra sobrados de fe. Quizás fuera el caso. Enis Bardhi no se dejó intimidar por los defensores valencianistas cuando vio un balón que surcaba el cielo del Ciutat. Utilizó sus armas para conquistar su espacio vital en ese punto que prologa el gol.

Del resto se encargó el detonador que esconde entre sus botas, aunque en esta ocasión apostó por la sutileza. Disparo ajustado al palo largo de Neto. No había posibilidad de redención para el arquero. El gol de Bardhi supuso una bocanada de aire fresco para un Levante afligido tras la diana de Rodrigo. Bardhi simboliza la rebelión de un recién llegado a la categoría en busca de la gloria.

El derbi respondió a las expectativas que se habían creado a su alrededor durante la semana. Respondió en el interior del tapete, espacio reservado en exclusiva para la praxis de los futbolistas, con dos escuadras entregadas y respondió a la pasión contagiosa mostrada por los aficionados de ambos clubes desde la grada. Quizás haya que congelar la imagen sobrecogedora del Ciutat con las banderas de la Comunidad Valenciana y la azulgrana que identifica al Levante bramando al viento en los minutos previos al inicio del enfrentamiento.

La estampa del feudo de Orriols fue superlativa y merece pervivir. Fue deliciosa. Jason decidió elevarse sobre la confrontación con un caño mayúsculo sobre Kondogbia que los seguidores blaugranas celebraron con profusión, aunque fuera más un recurso artístico sin apenas incidencia sobre la evolución de la cita. No obstante, el fútbol, necesita de estos artificios para resplandecer.

La grada se rindió a la valentía del atacante gallego con un gesto unánime de aprobación. El derbi ratificó todo aquello que se esperaba de cada contendiente. El Levante se mira en el espejo y se reconoce. Es un equipo en paz consigo mismo. Hay un orden cartesiano que acentúa los valores colectivos sobre cualquier atisbo de individualidad, si bien Enis Bardhi obtiene galones y distinciones por cuestiones más que evidentes. En el nacimiento de la competición asume la condición de factor diferencial. Lo hace desde la estrategia y también desde otros puntos del césped.

El grupo que conduce Muñiz es reconocible. Los automatismos funcionan y hay una capacidad innata de supervivencia para revolverse ante la adversidad. Y la adversidad llegó con un ortodoxo remate de cabeza de Rodrigo que chocó contra las mallas de Raúl. El Valencia parece haber dado un giro copernicano desde la llegada de Marcelino al banquillo.

Es un bloque perfectamente organizado con y sin el balón. Es terriblemente disciplinado en sus manifestaciones y convierte el verde en un campo de minas para su oponente. Lo sintió el Levante en sus carnes durante buena parte del primer acto. La presión asfixiante del bloque de Mestalla ahogó la línea de creación azulgrana. Campaña y Bardhi no dejaban su rúbrica en ese universo en el que se gesta el fútbol y la superioridad de un equipo sobre su contrario. El Valencia comenzó a rodar las inmediaciones del área defendida por Raúl atacando desde los costados. Fue un equipo profundo en esa fase del duelo. Soler lanzó una seria advertencia. Rodrigo la clavó con la testa de manera inmediata.

Los equipos de Marcelino siempre se han manejado con solvencia cuando consiguen adelantarse en el marcador. Saben manejar los tempos y jugar con el error de su rival. Se refugian atrás y salen a la contra con una velocidad supersónica. La clarividencia en el pase de Parejo ayuda.

Era el escenario perfecto. Y Soler rozó el segundo gol tras un rechace del larguero que cabeceó a quemarropa. El cancerbero vasco tiró de reflejos para mantener el Levante asido al partido. El derbi se consumía en su primer acto. Y la impresión es que el Levante necesitaba llegar vivo al descanso para variar su registro sobre el verde y recomponer su estela, pero los designios del balompié son inescrutables.

Bardhi acudió al rescate de su equipo tras secuestrar un balón que caía del cielo de Orriols. El paisaje varió. El Levante emergió desde el vestuario con más decisión. Poco a poco fue adquiriendo la posesión del esférico. Campaña asumía protagonismo. Y el mundo se mueve al compás que marcan sus botas. No obstante, el Valencia ejercía el derecho a réplica. El duelo adquiría voltaje, aunque el cansancio fue mermando la clarividencia de los jugadores. La grada reclamó con pasión dos penaltis sobre Ivi, pero ya no hubo variaciones sustanciales.

 Ficha técnica:

 Levante UD: Raúl, Toño, Chema, Lerma (Róber Pier, min 45), Bardhi, Ivi, Postigo, Alegría (Samu, min 57), Pedro López, Jason y Campaña (Doukouré, min 80)

 Valencia CF: Neto, Murillo, Parejo, Andreas (Guedes, min 60), Gayà, Kondogbia, Soler, Rodrigo, Montoya, Mina (Zaza, min 72) y Garay

 Árbitro: Carlos Del Cerro Grande. Mostró cartulinas amarillas a Bardhi y Postigo, por parte del Levante, y a Parejo, por parte del Valencia.

 Goles: 0-1. M. 30 Rodrigo. 1-1. M. 39 Bardhi.

Muñiz; “Este equipo nunca le da la espalda al partido”

“Este equipo nunca le da la espalda al partido”, estableció Muñiz como principal conclusión apenas unos minutos después de la igualada saldada en el derbi de la ciudad que enfrentó al Levante y al Valencia en el coliseo del barrio de Orriols. “Este equipo siempre compite. Lo hizo ante el Villarreal, Real Madrid y frente al Valencia”, precisó ahondando en esa línea argumental. “Una vez que ha pasado el partido creo que el equipo sigue transmitiendo buenas sensaciones”. El preparador acentuó la complejidad del duelo en virtud de los caracteres que singularizan a su adversario. “Nos medimos a un muy buen rival”.

A su juicio, El colectivo azulgrana respondió al nivel de exigencia que demandó la confrontación. Muñiz ensalzó el rendimiento del grupo que prepara. “Dimos una muy buena talla. Trabajamos hasta el último segundo y tuvimos opciones de desnivelar el partido”. El choque generó unas expectativas cumplidas tras la versión mostrada por cada uno de los equipos sobre el verde durante noventa minutos pasionales. La intensidad fue manifiesta. El esfuerzo de los jugadores fue realmente titánico.

“El partido fue intenso con mucha pasión; un derbi. Hubo intensidad en el juego dentro y fuera del campo. Buen juego. En ocasiones buenas combinaciones, mucha intensidad. Trabajamos duro ambos equipos. Cada equipo aprovechó su momento. Primero el Valencia y luego nosotros. Los jugadores han dejado todo en el campo”. Muñiz protegió a sus delanteros. El tiempo y la paciencia se convierten en componentes determinantes. “Boateng y Nano llegaron cuando la pretemporada había casi acabado. Hay que adaptarse y coger ritmo. Hay que ir con paciencia y tranquilidad y que ayuden con el tiempo. Vamos a necesitar a todos a lo largo de la temporada”.

 El Valencia CF empata en el derbi (1-1) y sigue invicto en LaLiga

El gol de Rodrigo no fue suficiente para imponerse

El Valencia CF sumó un trabajado punto en el derbi ante el Levante UD (1-1) y sigue invicto en LaLiga. A pesar de tener más ocasiones de gol que su rival y llevar el peso del partido la mayor parte del partido, solo se pudo sumar un punto. El gol inicial de Rodrigo (30’) lo neutralizó Bardhi antes del descanso, y a pesar de la insistencia tras el descanso, ya no se movió el marcador.

La plantilla tenía claro que no iba a ser un partido fácil, se iba a lidiar una fuerte lucha en el centro del campo y así fue. El Valencia CF quería la posesión del balón desde el principio, sin él “mordía” en una presión adelantada, con repliegues rápidos si el Levante UD la superaba. Y a partir de ahí el objetivo era superar la ordenada defensa local, para ello se hizo un gran trabajo silencioso realizando desmarques buscando la espalda de los zagueros levantinistas. Rodrigo y Santi Mina, los jugadores más adelantados, no pararon de trabajar en silencio buscando recibir un pase que les dejara en una posición ventajosa para el disparo ante el meta Rubén. Pero el que acabó teniendo la primera acción de peligro fue Carlos Soler que, tras recibir en banda y trazar una diagonal con el balón pegado a su bota, no logró con su disparo sorprender a Rubén.

El camino era ese, solo faltaba el acierto y el gol llegó con un gran remate de Rodrigo de cabeza. Tras un kilométrico balón largo de MurilloRodrigo controló y abrió a la banda a Andreas, que ejecutó un gran centro para que el hispano-brasileño anotara el 0-1. Era un momento del partido donde el juego se había equilibrado, pero marcó el Valencia CF y llegó un intercambio de golpes. Primero pudo estirar su ventaja el equipo dirigido por Marcelino, con una doble ocasión de Santi Mina (su remate acabó golpeando el larguero) y Carlos Soler, cuyo remate paró Rubén. Quien sí aprovechó su ocasión fue Bardhi, que tras un despeje de Murillo, se sacó un disparo seco y ajustado que valió para igualar el duelo.

Tras el descanso, el Valencia CF quería recuperar el mando y pronto pudo romper la igualada con el enésimo desmarque a la espalda de la defensa local, pero Rodrigo no pudo esta vez superar a Rubén. La vaselina del “19” valencianista se marchó fuera.

De nuevo se equilibró el encuentro, con el Levante UD llegando al área valencianista aunque no llegaban a culminar sus centros con remate. Fue un periodo breve de tiempo, porque pronto recuperó el poder del juego. Marcelino comenzó a introducir los cambios y logró que el Valencia asediara la portería local y acumulara remates a portería. Guedes, que alternó la banda izquierda con la derecha, buscó el gol con dos disparos desde la frontal del área. Luego fue Carlos Soler quien hizo un centro muy envenenado que no encontró rematador, como paso previo a un remate con el exterior que se marchó cruzado fuera. Zaza también se sacó un potente disparo desde fuera del área que se fue alto. El Valencia CF quería, pero le faltó acierto y sumó un punto que le permite seguir invicto en este inicio de LaLiga.

Ficha técnica:

 1 Levante UD: Raúl, Pedro López, Chema, Postigo, Toño, Lerma (Róber Pier, 46’), Bardhi, Campaña (Doukouré, 80’), Jason, Ivi y Alegría (Samuel, 58’).

 1 Valencia CFNetoMontoyaGarayMurilloGayàKondogbiaParejoCarlos SolerAndreas (Guedes, 60’), Santi Mina (Zaza, 72’) y Rodrigo.

Goles: 0-1, min. 30: Rodrigo, de cabeza. 1-1, min. 40: Bardhi.

 Árbitro: Del Cerro Grande. Amonestó a los jugadores del Levante Postigo (3’), Bardhi (36’) y a Parejo (14’) por parte del Valencia CF.

 Incidencias: Cuarta jornada de LaLiga. Se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria de José Ferrer Bauset, padre del empleado del Levante UD Raimon, así como de Blas Gámez, subinspector de la Policía Nacional, que servirá de homenaje a la labor que efectúa el CNP en todos los partidos. Al partido asistieron 23.084 espectadores.

Marcelino: “Hemos jugado un gran partido a nivel competitivo”

“Creo que hemos jugado un gran partido a nivel competitivo, hemos salido desde el primer momento a por la victoria. Con dominio del juego y ocasiones, nos ha faltado el acierto necesario. Estoy muy satisfecho y orgulloso, era un partido muy difícil ante un gran rival. Hemos intentado ganar desde el primer minuto hasta el noventa.

Este es el camino a seguir. No me puedo ir disgustado de este campo, hemos jugado a un gran nivel. El rival sigue generándonos muy poquito, esto demuestra el nivel defensivo del equipo. Estamos francamente satisfechos con las incorporaciones. Siempre tengo que elegir once y trato de escoger a los mejores. Estoy seguro que vamos a acabar marcando goles”.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: