AUGC celebra que Interior retire las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla, pero pide otras medidas que refuercen el perímetro

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) celebra el anuncio realizado ayer por el ministro del Interior respecto a la retirada de las concertinas de las vallas fronterizas en Ceuta y Melilla. Para AUGC, las concertinas resultan muy lesivas y provocan graves daños y heridas muy profundas en las personas que tratan de acceder a nuestro país por esa vía, además de haber sido duramente criticadas por organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, resultaban ineficaces, ya que ha quedado demostrado que no solucionan el problema de la inmigración irregular en nuestras fronteras.

En este sentido, por tanto, eliminar estos peligrosos elementos de las vallas supone un paso adelante en el respeto y trato que un Estado de Derecho debe mostrar hacia cualquier ser humano.

Al mismo tiempo, AUGC reclama que la supresión de las concertinas venga acompañada por otras medidas que refuercen el perímetro fronterizo. Estas medidas pasarían, en primer lugar, por incrementar el número de efectivos en la zona, recordamos que existen permanentemente guardias civiles en comisión de servicio en la zona, lo que denota la necesidad de aumentar el número de agentes, así como los medios, con la instalación de cámaras detectoras de movimiento de anticipación. También es necesario la adquisición de vehículos con plataformas elevadoras que den seguridad a los agentes que necesiten subir a la valla en el caso de que se acceda a la parte alta de la misma.

Es decir, medidas dirigidas a contener la entrada de los inmigrantes, pero que no les dañen físicamente.

Al margen de esta cuestión, desde AUGC pedimos al Ministro que se pronuncie también sobre otra de las medidas polémicas que aún continúa vigente, nos referimos a las denominadas “devoluciones en caliente”  que tan poco respetuosas con los Derechos Humanos, con los propios inmigrantes, y que no ayudan a los agentes a la hora de realizar nuestro trabajo día a día en el perímetro fronterizo para que contemos con una mayor protección jurídica en la labor diaria que realizan en los pasos fronterizos.

Para AUGC, las devoluciones en caliente no cumplen con la legalidad puesto que el territorio nacional comienza una vez que el inmigrante traspasa la valla. En primer lugar, hay que realizar un reconocimiento médico y en segundo lugar, reseñar al inmigrante para que sea deportado a su país de origen con todas las garantías jurídicas, de seguridad y dignidad para el propio inmigrante.

La eliminación de las concertinas y de las devoluciones en caliente son dos medidas fundamentales a la hora de afrontar el problema de la inmigración ilegal como país democrático y garantista de los derechos humanos, cuestión que puede y debe conciliarse con el debido refuerzo de la protección de nuestras fronteras por medios efectivos que no pongan en riesgo la integridad física de inmigrantes y guardias civiles.

Con más de 31.000 afiliados, AUGC es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en la Guardia Civil.

Deja un comentario