Nacionalista, amigo personal de Carles Puigdemont y a la vez reacio a la declaración unilateral de independencia. Santi Vila (Granollers, 1973), hasta ahora consejero de Empresa y Conocimiento de la Generalitat, ha dejado su cargo por su rechazo a la DUI. Vila ha sido el miembro favorito del Govern en la Moncloa por su personalidad conciliadora y el que ha hecho de puente durante la crisis catalana con el Gobierno de Rajoy, sobreviviendo incluso a la depuración de cargos que cuestionaban la secesión de forma unilateral.

Sin embargo, Vila también se había convertido en las últimas semanas en uno de los consejeros más criticados entre los independentistas radicales, que no han dudado en afear sus gestos de moderación, como por ejemplo la crítica a la llamada de ANC y Òmnium a retirar dinero en efectivo de los bancos el pasado viernes. En ese sentido, ha sido constantemente señalado como uno de los obstáculos hacia la DUI dentro del PDeCat, junto a la coordinadora general del partido, Marta Pascal, e incluso el ex presidente Artur Mas.