La OMS alerta de que los casos de sarampión en Europa se han cuadruplicado

Contabiliza 7.000 casos más que los registrados por el ECDC. Muchos países han notado una disminución de la cobertura vacunal.

M.A. Dolz Alós/.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) ve con preocupación el repunte del sarampión en Europa durante 2017, con 35 muertes y 21.315 casos, un 400 por ciento más que el año anterior, cuando se registró un mínimo histórico con 5.273 casos.

“Esto es una tragedia que sencillamente no podemos aceptar”, ha lamentado la directora de la oficina europea de este organismo de Naciones Unidas, Zsuzsanna Jakab, tras presentar el último informe de casos de sarampión en el marco de una reunión ministerial sobre vacunas que se celebra en Montenegro.

El aumento es algo mayor al registrado por el Sistema de Vigilancia del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), que en un informe presentado la semana pasada alertaba de que los casos se habían triplicado en el último año en la Unión Europea, pasando de 4.643 en 2016 a 14.451 en 2017, 160 de ellos en España.

En trece países de la UE se han registrado brotes de más de 100 casos.

En el informe de la OMS se recogen datos de los 53 países que conforman la región europea, y alerta de que hasta en uno de cada cuatro países (13) se han registrado grandes brotes con más de 100 casos.

El país más castigado según este informe es Rumanía, con 5.562 casos (la mitad de los 10.623 que identificó el mismo año el ECDC), seguido de Italia (5.006) y Ucrania (4.767). Además, la OMS lamenta que estos países han sufrido una disminución de la cobertura vacunal, como consecuencia de interrupciones en el suministro de vacunas o la falta de cobertura a determinados colectivos marginales.

Tras ellos, los países más afectados son Grecia (967), Alemania (927), Serbia (702), Tayikistán (649), Francia (520), Rusia (408), Bélgica (369), Reino Unido (282), Bulgaria (167), España (152), República Checa (146) y Suiza (105), que también experimentaron grandes brotes, aunque muchos de ellos estabas disminuyendo al cierre de 2017.

Los no vacunados, en riesgo de contraer la enfermedad

“Cada nueva persona afectada por el sarampión en Europa nos recuerda que los niños y adultos no vacunados, independientemente de donde vivan, siguen en riesgo de contraer la enfermedad y contagiarla a otras personas que quizás no puedan vacunarse”, ha lamentado Jakab, que insta a todos los países a incluir la erradicación del sarampión y la rubeola entre sus objetivos prioritarios de Desarrollo Sostenible.

“Este revés a corto plazo no puede disuadirnos de nuestro compromiso de ser la generación que libera a nuestros niños de estas enfermedades de una vez por todas”, ha insistido.

Para ello, las medidas para detener los brotes actuales y prevenir otros nuevos deben incluir una mayor concienciación de la población, la vacunación de los profesionales sanitarios y demás colectivos de riesgo, o mejorar la logística y el suministro de vacunas para evitar desabastecimientos.

La OMS celebra que a finales de 2016 un total de 42 de los 53 países de la región europea habían interrumpido la transmisión endémica del sarampión. Sin embargo, avisa de que los brotes se seguirán produciendo hasta que todos los niños y adultos susceptibles estén protegidos.

España cuadruplica sus casos de sarampión en 2017, uno de ellos mortal

La situación es preocupante en Europa: los afectados por el virus y su mortalidad se triplicaron durante el pasado año.

“Somos un continente que exporta muchas cosas, pero que exportemos sarampión al resto del mundo no es buena señal”.Con estas palabras, Xavier Prats, director general de Salud de la Comisión Europea, expresaba su inquietud al periódico Redacción Médica hace escasos meses sobre el incremento de casos de esta enfermedad vírica en Europa, un aumento que se ha disparado y consolidado en 2017.

Se trata de un fenómeno al que no escapa España, en donde los enfermos por este virus se han cuadruplicado en solo un año, pasando de 38 en 2016 a 160 en el 2017 que acaba de terminar, apuntan datos europeos. La gravedad de esta información es todavía mayor si se tiene en cuenta que, además, se produjo una víctima mortal, situación inédita en 2016.

Sin embargo, la situación en España solo sigue la tendencia del viejo continente. Según indica el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades, 2017 se cerró con 14.451 infectados por el virus del sarampión en 2017, más del triple que hace solo un año (4.643). Son Rumanía Italia los estados que concentran la amplia mayoría de afectados, con más de 5.000 cada uno, seguidos de Grecia Alemania.

También las muertes han aumentado exponencialmente. Si en 2016 se produjeron nueve defunciones por sarampión en Europa, esta cifra se triplicó en 2017 hasta las 30 víctimas, incluyendo una española.

Brotes

“Este aumento se debió a una serie de brotes en los países de la UE, algunos de los cuales todavía están teniendo lugar, como los de Francia, el Reino Unido y Suecia”, precisa el órgano europeo en un comunicado.

 

El 45 por ciento de los casos registrados eran personas que tenían 15 años o más, “lo que pone de manifiesto lagunas en las cohortes de individuos que perdieron la vacunación”. Sin embargo, indica la institución, “la incidencia más alta de casos se informó en niños menores de un año de edad, los que tenían mayor riesgo de complicaciones graves y muertes, y eran demasiado jóvenes para haber recibido la primera dosis de la vacuna”.

Tasa de vacunación

De hecho, la propagación y explosión de sarampión en el pasado 2017 se debe una tasa de vacunación inferior a la óptima en muchos países. Y es que el 87 por ciento de los que enfermaron no se había inmunizado.

El Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades avisa de que “la vacunación con al menos dos dosis de la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés) sigue siendo la medida más eficaz para prevenir la propagación del sarampión”. Sin embargo, la cobertura de la segunda dosis de sarampión estaba por debajo del objetivo del 95 por ciento en 20 de los 27 países de la Unión Europea. “Es necesario continuar los esfuerzos para aumentar y mantener la cobertura de vacunación”.

Deja un comentario