El Tribunal de Cuentas enmienda a los partidos políticos

El Tribunal de Cuentas le recuerda a los partidos políticos que no es delito suspender su contabilidad porque lo decidieron ellos. “Si quieren ser más exigentes consigo mismos, está en su mano cambiarlo”. El presidente del órgano fiscalizador explica en el Congreso su último informe. Cs está entre los partidos que no recibieron el visto bueno a sus cuentas en 2015. Confirma que unas donaciones en especie por 14.000 euros a Cs son sancionables. Ve contratos “incomprensibles” en los partidos, pero no sabe si son cajas B.

Agencias/. El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, ha querido dejar claro que el hecho de que un partido no reciba el visto bueno a sus cuentas anuales no es un delito porque así lo decidieron las propias formaciones políticas en la reforma legal de 2015 -en un momento en el que el PP tenía mayoría absoluta- y les ha emplazado a cambiar la redacción si quieren ser “más exigentes”.

Álvarez de Miranda, que ha comparecido este martes en el Congreso de los Diputados para presentar el último informe de fiscalización de la contabilidad de los partidos de 2014 y 2015, ha asistido al cruce de acusaciones entre los parlamentarios a cuenta de este documento.

Durante su intervención ha negado que se apliquen “diferentes raseros” en función de los partidos políticos y ha reconocido que el tribunal detecta contratos y adjudicaciones “incomprensibles”, pero que no puede confirmar que ello suponga la existencia de una caja B en un partido, algo que, según ha reiterado, quien puede desvelar es la Policía y la Justicia.

Ciudadanos, entre los suspendidos en 2015

El documento, difundido a finales de diciembre, daba su aval, aunque con salvedades, a las contabilidades de 20 partidos en 2014 y de 19 en 2015, incluyendo PP, PSOE y Podemos. Sin embargo, suspendía las cuentas de siete formaciones en 2014 -IU, Compromís, Aralar, Coalición EH Bildu, Convergència (CDC), Eusko Alkartasuna (EA) y Partido Aragonés- y de nueve en 2015 -las mismas más Ciudadanos y federación EH Bildu). De Unió y UPyD no pudo emitir opinión.

“La no aprobación de la cuenta de un partido no lleva aparejado sanción porque ustedes lo determinaron así al redactar la ley. No hay ningún efecto. Si ustedes quieren ser más exigentes consigo mismos, está en su mano cambiarlo”, ha subrayado el presidente del Tribunal de Cuentas.

No obstante, Álvarez de Miranda ha señalado que en el informe sí hay seis incumplimientos puntuales susceptibles de constituir infracciones sancionables, pero el tribunal no ha decidido aún si abrirá expediente por ellos.

El Tribunal de Cuentas ve sancionable unas donaciones a Ciudadanos

Entre estos están unos pagos de terceras personas a Ciudadanos por 14.371 euros contabilizados como donaciones en especie, según informa Efe.

Los otros cinco incumplimientos sancionables, detallados por Europa Press son: no identificar a los cargos públicos ni los donantes que realizaron aportaciones a federaciones de IU por 307.000 euros; no identificar a las personas físicas que realizaron donaciones a Unió Democrática por 785.000 euros; donaciones recibidas de personas jurídicas a Nueva Canarias por 8.600; la participación de EA y PNV en rendimientos de actividades de carácter mercantil a través de sociedades mercantiles; y el incumplimiento del deber de colaboración con el Tribunal de Cuentas por parte de UPyD.

La inclusión de Ciudadanos en la lista de partidos no aprobados viene siendo utilizada por el PP para atacar a la formación de Albert Rivera, a los que afea que ‘venda’ un mensaje de regeneración democrática pese al “demoledor” informe fiscalizador.

El PP pide la dimisión de Albert Rivera por el informe del tribunal

Este mismo martes en la Comisión Mixta Congreso-Senado de relaciones con el Tribunal de Cuentas el diputado ‘popular’ Juan Bravo ha emplazado a Rivera a dimitir y ha acusado a la formación naranja de aplicar una “doble vara de medir”.

Desde el PSOE, Antonio Hurtado ha hecho hincapié en que “venía a regenerar la vida política” y resulta que “es el único” de los cuatro grandes que no tiene las cuentas aprobadas.

Desde Ciudadanos, su portavoz, Saúl Ramírez, se ha defendido alegando que 2015 fue el año de su expansión y ha resaltado que las denuncias del Tribunal de Cuentas ya han sido subsanadas y que Transparencia Internacional les da la nota más alta.

ERC: “¿Dónde está la contabilidad B del PP?

El PSOE, Ciudadanos y ERC se han preguntado durante la comparecencia por qué los informes del Tribunal Constitucional no detectan los casos de corrupción que han aflorado en los últimos años. El senador de ERCBernat Picornell ha preguntado directamente por “¿dónde está la contabilidad B del PP?”

Ramón Álvarez de Miranda ha lamentado que al Tribunal de Cuentas siempre se le achaque ese “pecado original” de no haber descubierto la ‘caja B’ que se atribuye al PP, pero ha remarcado que ninguna institución fiscalizadora puede hacerlo porque se basan en la contabilidad que un partido le presenta.

Según ha explicado, el Tribunal de Cuentas señala en sus informes “deficiencias de contratación y adjudicaciones de contratación que son verdaderamente incomprensibles”: “Uno puede pensar, y yo también, que detrás de estas adjudicaciones puede haber algo desconocido, pero para eso están los órganos anticorrupción o la Policía”, ha añadido.

En todo caso, ha querido dejar claro que el Tribunal sigue “criterios técnicos y profesionales” y que no los aplica “con distinto rasero”, sino a todos por igual.

Deja un comentario